martes, 5 de junio de 2018

PUES LO DE TODA LA VIDA

En este país aún se siguen escandalizando algunos (muchos) porque el Presidente del Gobierno (nuevo) no jura su toma de posesión; tan solo promete su cargo y lo hace, para más inri, ¡sin ningún signo religioso en/sobre/tras la mesa!: ni una Biblia, ni un crucifijo, ni una simple medallita de algún santo protector con advocación ad hoc. A estas alturas del Estado aconfesional (porque en eso estamos) esto debería ser lo más normal del mundo, pero aquí, ahora, con el lastre de siglos que España arrastra, resulta que la ausencia de crucifijos en actos oficiales aún suelta un pestazo considerable a azufre, a rojazo estalinista, a ateo indómito, a anarquista quema iglesias o mata curas o, lo que es peor, a antisistema revientabancos-quemabanderas-asaltapatrias.
La sombra de Torquemada sigue siendo alargada y aunque parezca que es tan sólo una figura de museo de cera, aún planea en el inconsciente colectivo, como planean las imágenes de aquellos próceres (de aquel prócer) caminando bajo palio hacia alguna catedral con aroma a incienso y bajo de sotana, para recibir las correspondientes bendiciones obispales; bendiciones que le guiarían por el rectísimo camino y evitarían la desviación de la católica fe, así como la ignorancia o dejación de las prebendas ganadas por algunos per sécula seculorum.
¿Cuándo entenderemos que la fe, que la religión, la Iglesia (católica en esta caso) es/son  una cosa y  que la política, las instituciones oficiales, las que nos representan a todos, son otra, otras?
El Poder, con mayúsculas, siempre ha estado ligado (y me temo que aún lo está) a la religión, como lo está (por definición) a la política y es cosa sabida que siempre han caminado de la mano, usando sus respectivos mensajes para fines de control, adoctrinamiento y represión. Ahora a esto se le llama sinergia; antes se llamaba "lo de toda la vida". ¡Como si pudiera haber otras cosas, otras opciones! ¡En qué cabeza cabe! Desde luego en ninguna tocada por corona, tiara o afán de poder omnímodo.


viernes, 18 de mayo de 2018

EL HUEVO Y LA GALLINA DEL HUEVO PRIMIGENIO

Si hacemos caso al Génesis (1:26), estamos creados a imagen y semejanza de Dios; si esto es así, Dios debe ser un ser de cuidado, habida cuenta de lo que el ser humano es capaz de hacer; me refiero a lo malvado que puede llegar a ser. No voy a entrar en todo aquello (que te conozco, bacalao) del albedrío, de la libertad... etc., razones que se alegan para justificar la maldad de las personas y su libre elección. El caso es, creo, que el Supremo la cagó cuando creó a la especie humana, si es que esto se produjo el algún momento y no somos resultados de una evolución o la consecuencia de una serie de azares que se dieron simplemente porque sí (Stephen Hawking dixit). Paso por alto lo del huevo y la gallina, por ser dilema irresoluble y podríamos estar dando vueltas ad eternum sin llegar a ningún sitio. Dejemos la fe para quien la tenga y la imposibilidad de llegar ningún sitio para quien no crea sino en lo tangible. 
A lo que iba: estamos enfangados en un lodazal de corrupción a nivel planetario (no, no sólo en España); mientras unos hablan de paz con la boca chica, otros se matan pocos metros más allá usando armas vendidas por los mismos "pacifistas" parlanchines; mientras unos se hartan de caviar, otros se mueren de hambre después de haberse extenuado con jornadas de trabajo para que los anteriormente citados puedan pagar ese caviar; mientras unos consiguen títulos con rapidez y facilidad pasmosa (olé sus "capacidades"), otros se descuernan para poder pagar másteres que no les servirán para nada en la cola del paro, pero que sudaron con ilusión y esfuerzo; mientras unos cagan en retretes de oro macizo, otros se van pata abajo en un arroyo de mierda, por la diarrea provocada por la malnutrición o las aguas fecales; mientras unos mueren sacando de la tierra mineral de oro, otros usan ese mineral para bebérselo en botellas de champán de diseño; mientras unos tienen la jubilación dorada asegurada gracias a su cargo público, otros se manifiestan por las calles para no perder las miserables migajas que les han quedado... etc, etc, etc. Por no hablar de los crímenes de toda especie, robos, violaciones, abusos y cuanto la mente humana sea capaz de imaginar, que es mucho y malo y peor.
Es verdad que también la especie humana ha creado el Arte y eso la redime en parte; es verdad que hay gente noble, honrada y de justo proceder; quizá sea eso lo que nos acerque más a Dios (dirán algunos) o al menos a una cara de Dios quien, como Jano bifronte, nos mira de reojo con una faz mientras con la otra se hace el loco.
No es difícil imaginarse a un Dios barbudo, colérico, entronizado y viejuno, imagen que nos ha legado la pintura clásica, a modo de icono humanizado. Y me pregunto si nosotros, creados por ese Dios,  somos su imagen, o hemos sido nosotros, nuestros miedos, quienes hemos creado a Dios a la nuestra... en fin, el huevo otra vez... y la gallina cacareando en el vacío como loca, preguntándose para qué va a poner el huevo de marras... y dónde. 

jueves, 3 de mayo de 2018

SEMOS ANIMALICOS

Todos somos animales políticos: quiero decir que todos estamos sometidos a decisiones políticas y por lo tanto, como afectados que somos por ellas, tenemos, inevitablemente, un posicionamiento frente a ellas, una postura... y esa postura es política, queramos o no. Nada hay más sospechoso que una persona que se califica como "apolítica", sencillamente porque es una postura imposible, un eufemismo que esconde, muchas veces, una ideología radical (casi siempre de derechas), disfrazada de "pasotismo" o de indiferencia ante los hechos consumados.
Dicho esto, y como animal político que soy, me permito una pequeña reflexión en torno al hecho "político", a la política.
Política, del latín politicus, significa "del, para o relacionado con el ciudadano"; por lo tanto nada de lo relacionado con el ciudadano le es ajeno; esta política (elevada a categoría de ciencia) se  basa en una ideología, pues es ésta la que la sustenta, le da vida y cuerpo, forma su estructura y pone en marcha sus acciones; acciones que llegarán a todos, a todos afectarán y a todos, como fin último, deberá tratar de hacer la vida más fácil, más humana, más justa. No voy a meterme en el jardín (demasiado espeso) de tantas y tantas ideologías  (de extremo a extremo, pasando por el fulcro) que ha habido, hay y habrá, pero sí quisiera señalar someramente un hecho, tan curioso como preocupante, que ya está instalado en nuestras políticas: el hecho del desenfoque de las ideologías, del sfumato de las ideas, para formar un conglomerado informe que, las más de las veces, no hacen sino sustituir esas supuestas ideas por intereses económicos, por intereses, a secas.
La política, como ciencia, como filosofía, como ética pública, debe, además, dar ejemplo en todo, pues es ella la supuesta guía, el referente, el marco por lo que todo lo demás se fija y transcurre y sin él, sin el ejemplo ético, los referentes se corrompen, los ideales desaparecen, la guía se transforma en totalitarismo y la fe en lo público pasa a ser chirigota y caricatura, cuando no corrupción, abandono de lo común y servilismo espurio.
Creo que los hechos acontecidos en estos últimos años, en España (para qué repetir aquí ejemplos que todos sabemos) corroboran estos preocupantes síntomas de una sociedad enferma, que ya es complaciente con la corrupción, sencillamente porque ella también muestra demasiados síntomas que huelen mal. La descomposición del sistema político es terreno abonado para toda clase de fanatismos, populismos, extremismos y otras derivas que prometen la salvación definitiva ante tanto hecho palmariamente desviado del sentido común, del recto gobierno, de la protección ciudadana y de la honradez exigible.
¿Se han extraviado los ideales, las ideas? ¿Hubo alguna vez 11.000 vírgenes? Preguntas que dejo ahí, con permiso de Jardiel Poncela, claro.

sábado, 24 de marzo de 2018

MÁSTER(S) DEL UNIVERSO... Y NO, NO ES UNA PELI DE CIENCIA FICCIÓN

ALGUNOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS TRANSFRONTERIZOS:
-Marzo de 2011: el ministro de Defensa alemán, Karl Theodor zu Guttenberg, dimitió de su cargo al ser acusado de plagiar su tesis doctoral  en Derecho. Guttenberg era el político más valorado en su momento, en Alemania. Renunció, además, a su título de doctor por haber copiado sin citar las fuentes el 20% de las 475 páginas de su tesis.
-La Facultad de Filosofía de la Universidad de Düsseldorf invalidó el título de doctor a la entonces ministro de Educación y Ciencia alemana Annette Schavan, por acusaciones de plagio, al incluir en su tesis textos que estaban copiados de otro trabajo; dimitió de ministro en febrero de 2013.
-La diputada del Partido Socialdemócrata alemán Petra Hinz, dimitió en julio de 2016 por haber falsificado su currículum.

PRESENTE NACIONAL PATRIÓTICO:
Hace unos días se destapa que la Presidente de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, tiene un aluvión de irregularidades sobre su Máster en Derecho por la Universidad Rey Juan Carlos; dichas irregularidades abarcan desde la nota aprobatoria a la misma tesis final, que ni siquiera aparece, como tampoco apareció por clase (según testigos alumnos que sí acudían) la susodicha Presidente (en calidad de alumna, claro)... etc. etc.
Con estos mimbres, la cesta final hace que estén bajo sospecha (muy, muy fundamentada) desde Cifuentes hasta el rector de la Universidad, pasando por funcionarios, catedráticos y hasta los conserjes que transportan los expedientes (y que al final, serán los que se coman el marrón, que para eso son subalternos... si no al tiempo).

REACCIONES:
¿Ha dimitido alguien? Por supuesto que no, por supuesto que NONONONOOÓ!!! Hasta ahí podríamos llegar. ¿Alguien piensa que esto es Alemania? ¿Alguien supone que nuestros políticos, rectores y demás fauna tienen algún tipo de decencia?  Yo, de verdad,  creo que hasta son inocentes, porque ellos mismos se creen sus propias mentiras de tanto repetirlas.
Item más: apoyo incondicional de los compañeros (de partido), con mensajes (léase Cospedal) que aconsejan a Cristina que "siga con más fuerza". La propia Cifuentes, en vídeo cuasi furtivo, vía Twitter, afirma con amplia sonrisa de hiena y supina mala uva "que no, que no me voy, me quedo aquí, trabajando por todos vosotros". Tan ricamente (esto lo agrego yo).

COROLARIO:
En este país no es preciso ser honrado ni decente, basta con saber aguantar el chaparrón, acurrucarse cual tortuga y esperar a que el temporal amaine. Al final, tenemos una memoria de mierda y todo termina olvidándose. Cuestión de aguante, nada más. Y en esto sí que nuestros políticos tienen un Máster de reputa madre. 

sábado, 17 de marzo de 2018

LA VIDA ES UN TANGAZO

Como empiezo a estar harto de todo (que ya más que harto estoy "jarto") y esa hartura me lleva peligrosamente a la pereza, traeré aquí la letra de un tango famoso: "Cambalache" y así me ahorro escribir una parrafada que exprese mi cabreo. Me limitaré a subrayar algunos versos para ayudar al lector (al que también presupongo harto) y así superar su pereza, pues es cosa ésta ya endémica y preocupante. En fin, ahí va la letra, que es, por cierto, de Enrique Santos Discépolo:

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...


Nada más que añadir; todo está dicho... y cantao.