miércoles, 27 de febrero de 2019

EL DEDO Y LA LUNA O ESTUPEFACTO ME HALLO

Hace demasiado tiempo que no me asomo a este balcón del desencanto, de la indignación o del aburrimiento, depende del día. Y es que uno no sabe ya por dónde empezar, dado el aluvión de noticias y premoniciones que se nos viene encima.
En fin, sea como sea, empiezo a desahogarme (que no es otra cosa lo que hago).

Tengo la sensación terrible de estar en el día de la marmota, es decir: de estar en un bucle temporal en el que todo se repite, con la particularidad de que, esa repetición es cada vez un poquito a peor, que gira como una espiral que buscara su centro oscuro, su agujero negro que, tarde o temprano, nos abducirá a todos.
Asisto con estupefacción  (es decir: estoy atónito, pasmado) al espectáculo  de variedades políticas y multicolores (y sin embargo, previsibles); y digo "multicolores" en sentido peyorativo, como abigarrada confusión o mezcolanza que, lejos de componer estéticas propuestas, embarran, confunden o enlodan, como mano que agitara el fondo fangoso de un río para, revueltas sus aguas, obtener una nube que impida la visión clara de la otrora cristalina corriente. 
No salgo de mi asombro ante tanta afirmación sin fuste, ante tanta descalificación burda, ante tanto insulto pandillero que sólo preludia, pone en relieve y descubre la falta de formación, la falta de ideas, el exceso de soberbia, las ansias por gobernar a toda costa, el afán por la poltrona, el ocultismo de tanta tropelía cometida, el escamoteo de barbaridades de toda índole, la malvada inquina, el cainismo patrio, la estulticia generalizada, la desfachatez inmensa, la cara dura de quien tiró la piedra y escondió la mano para luego volver a coger otra piedra y arrojarla con tino de David al ojo del adversario y, de paso, a todo ciudadano de bien que se precie.
Mientras, en este caldo de cultivo como sopa primigenia que se está cociendo, los salvadores patrios acuden como abejas a una miel que mana de las heridas que nosotros mismos nos infligimos en masoquismo absurdo; las trompetas suenan ante las puertas de una Jericó que no se resisten porque ya no saben distinguir el grano de la paja y casi todo es paja, arena, mierda. Los sacerdotes vengadores siguen soplando trompetas y aporreando atabales y dulzainas en estruendo ensordecedor que me río yo de bachata o reguetón sonando en chiringuito de feria. 
Sí, King Crimson, Confusión será mi epitafio.
Así las cosas, conviene recordar más que nunca el preclaro proverbio chino :"Cuando el sabio señala la luna, el idiota mira al dedo".
Y la luna... ¿dónde está la luna, dónde el dedo, dónde el sabio?

miércoles, 7 de noviembre de 2018

UNOS CLÁSICOS: EL DINERO, LA CORRUPCIÓN Y D. QUIJOTE

Dos cosillas (por decir algo):

1/. Una de bancos: Si alguien tenía dudas sobre la posición de la Justicia en este país, creo que se acabará de caer del caballo, como San Pablo, pero en vez de quedar ciego como aquel, supongo que ahora tendrá una visión mucho más clara del asunto. Los milagros posteriores a la caída, la conversión y otras zarandajas, las dejo en la inopia de la fe. Y no sigo para no destapar (más) la tragedia.

Y 2/. Cospedal, con su sonrisa de excelsa cariátide, se pone de perfil a la espera de que pase el torbellino de corrupción que la azota (todo pasa, ya se sabe). Su actitud demuestra otra vez que la realidad supera la ficción más estrambótica de peli de espías tras el telón de acero. Aquí, lo único que es de acero es el rostro de la ahora diputada (que no, no se va+) mirando con ojos de bisturí a quien se atreve a preguntarle por tramas tan oscuras (antes grabadas, ahora escuchadas) que me río yo de James Bond y la KGB juntos y revueltos como en gazpacho manchego.
Pero aquí no pasa nada. Como siempre, todo se hizo para bien del partido y, por supuesto, de ¡España! y si hubo que recurrir a un monstruo de mil cabezas llamado Villarejo, pues se le contrata tras tintadas lunas de cochazo oficial y se le paga luego con dinero también tintado (de azul ultramar casi negro), pues la razón de la sinrazón que a mi razón se  hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de vuestra fermosura... (*)
Pero me vuelvo a perder en las curvas y las transversales. Y, claro, para sacar una verdad en limpio menester son muchas pruebas y repruebas, aunque me temo yo que en esta comedia de disparates nada se sacará en limpio por mucho abrillantador que se emplee o por mucha maña que se aplique a la inspección sanitaria de desatasque de cloaca. 
Pero llaneza, muchacho, no te encumbres, que toda afectación es mala, no nos vengamos arriba y no nos creamos adalides de verdades, cuando todo es disparate, corrupción y ocultamiento y poco puede aclarar nuestro pobre faro en tan espesa niebla, que más parece mostillo cortado con cuchillo jamonero  que sotil vapor de agua. 
Mas no nos paremos en niñerías, ni siquiera en llevar las cosas tan por el cabo, que no se halle. ¿No se representan por ahí casi de ordinario mil comedias llenas de mil impropiedades y disparates, y, con todo eso, corren felicísimamente su carrera y se escuchan no solo con aplauso, sino con admiración y todo?
Porque ¡ay! ahora acabo de creer lo que otras muchas veces he creído: que estos encantadores que me persiguen no hacen sino ponerme las figuras como ellas son delante de los ojos, y luego me las mudan y truecan en las que ellos quieren.
Así, después de esta cita que esclarece, ilumina y guía, no me queda sino seguir mi canto llano y no meterme en contrapuntos, que se suelen quebrar de sotiles.
Pues sí.


Nota bene: las cursivas son de D. Miguel de Cervantes: El Ingenioso Hidalgo D. Quijote de La Mancha. Segunda parte, Capítulo XXVI. Excepto las señaladas (*) que pertenecen al Capítulo I de la primera parte.

+ Horas después de este escrito la señora Cospedal dimitió de su escaño en el Congreso.
Para la historia ha dejado una frase: "Siempre he creído que un partido que no es capaz de defender a los suyos cuando están siendo injustamente atacados no puede esperar que los ciudadanos confíen en él"
No sé... a mí suena a amenaza.

lunes, 1 de octubre de 2018

AÚN NO CAE...

En este país uno vive en estado de perplejidad(*) permanente. Asaltados como estamos a diario por noticias y hechos que rizan el rizo de la corrupción, de la idiotez o del despropósito, el pasmo se impone como reacción narcotizante y nos propone una salida que tomamos para no caer en  el cabreo constante, cercano ya a la somatización que deriva en úlcera estomacal: me refiero a la carcajada, al chiste fácil, a la astracanada, a la "admiración" por las caras duras, a la duda peremne de que estemos viendo algo verdadero y no resultado de un show de Truman o de una cámara oculta a nivel planetario.
Los constantes desfiles de "másteres" falsos, ataques a troche y moche, recalificaciones varias, paraísos fiscales, sociedades sospechosas, evasiones de impuestos, políticos/as irresponsables que juegan con maquinitas mientras niegan el pan y la sal para los demás, economistas neoliberales que siembran la incertidumbre con ánimo de crear el caos, tertulianos iletrados que imponen "su" verdad como la única y cierta, neofachas que hablan de Franco sin haber conocido ni padecido sus "25 años de paz", curas pederastas que anatemizan a los adolescentes que se masturban y los amenazan con el infierno impuesto por ellos mismos desde sus confesionarios onanistas, políticos que dan la mano a inmigrantes a los que después desprecian, helicópteros oficiales que cruzan los cielos para acudir a fiestas, jueces que lo juzgan todo para luego caer en la injusticia, desahucios que matan a los de siempre, bancos que enriquecen a los de siempre, independentistas que quieren su reino de taifas, exigencias de dimisión de quien no dimitirá jamás, grabaciones realizadas entre vapores de mariscada en las que afloran cloacas y mierda estatal, rey inviolable que caza elefantes por el placer del marfil cautivo, bombas que se venden para luego donar algún euro lavaconciencias de ayuda para los supervivientes de cualquier bombardeo de "precisión", aeropuertos fantasmas, autovías fantasmas, edificios fantasmas, políticos fantasmas que afantasman la realidad y la convierten en (¿lo he dicho?) perplejidad absoluta.
La única verdad es la duda, cierto es (y afirmo esto aún siendo certera contradicción). Dudo pues de todo y todo es duda, hasta la duda es duda y dudo mucho de que todo esto siga y no se vaya al cuerno de una vez, en una marea de chapapote inmundo que me río de Sodoma, la pobre. 
¿Y el meteorito aquel que está siempre orbitando a punto de caer? Pues ahí sigue, sobre nuestras cabezas. Pero no cae. Aún no.


Perplejidad. "Irresolución, confusión, duda de lo que se debe hacer en algo" (D.R.A.E.)

viernes, 27 de julio de 2018

REGENERACIÓN!!! O CLARO ELOGIO DEL DRAE

Transcribo dos acepciones del verbo Regenerar, según el DRAE: 1- "Dar nuevo ser a algo que degeneró, restablecerlo o mejorarlo" y 2- : " Hacer que alguien abandone una conducta o unos hábitos reprobables para llevar una vida moral y físicamente ordenada". 
Parece de dudosa aplicación este verbo (repito: regenerar) viendo los resultados del XIX Congreso del PP y observando cómo los políticos sobrevivientes a la votación compromisaria  maquillan su aversión por el "compañero" contrario con gestos de fingida democracia y golpecito en la espalda (que aquí no pasa nada y todos somos compañeros remando en la misma dirección, porque lo que importa es el partido y nada más y no poner palos en las ruedas y aquí no hay ideologías contrarias, ni paralelas, ni nada de nada, sino un único horizonte, es decir: mandar a Pablo al ostracismo, a Albert a la mierda y al otro Pablo a su chalet de 600 y pico mil euros). 
Hemos asistido a un espectáculo en directo, (del que hemos visto lo justo) en el que dos bandos han luchado por presidir un PP en descomposición. Bien. Los dos prometían regeneración, porque el hedor en Génova 13 era (¿es?) bastante notable y había que sacudir las alfombras y abrir las ventanas un poco para que circulara el airecillo. A todo esto, las luchas intestinas han salido a flote y por mucha "integración" que haya, no es posible disimular sonrisas más falsas que el beso de Judas, ni el bulto que señala la presencia del puñales ocultos, prestos a saltar sobre los omóplatos contrincantes con la precisión de una ballesta asesina. 
Dicho esto, ¿qué regeneración se puede esperar, viendo los nombres "nuevos"que Pablo Casado saca a la palestra? ¿Qué regeneración, cuando la presencia de Aznar (José María) planea otra vez sobre el ideario neoliberal, azul y blanco? 
Pablo Casado, nuevo delfín de la derecha, reparte saludos y agradecimientos a diestro y ¿siniestro? mientras mira de reojo las sombras y las pesadas cortinas tras las que pueden acechar los ojos de Soraya. Pero no pasa nada; esto es cosa normal en la política: que se lo pregunten a César (el pobre), aquel que fue apuñalado por (entre otros) Bruto, al que apreciaba como a un hijo. 
Propongo ahora una tercera acepción del verbo regenerar: "Someter las materias desechadas a determinados tratamientos para su reutilización". ¡Viva el DRAE!, que ha dado, otra vez, en el mismísimo clavo. Y sin ideologías sospechosas de rojez, rubor, ni giros izquierdistas. 

martes, 3 de julio de 2018

SÍ ES PAÍS PARA VIEJOS

Sé que lo que voy a decir extrañará a muchos: la guerra civil (la nuestra) no acabó en el 39, sigue latente, como las ascuas que parecen dormir en las hogueras y que reviven con la mínima corriente de aire.
La condición de este país, España, es cainita por naturaleza y algo hay en nuestros genes patrios que nos impulsa a un continuo enfrentamiento, sea por la causa que sea: desde el fútbol hasta las decisiones políticas, y un larguísimo etc. Este enfrentamiento, que sería sano si fuera educado, razonado y respetuoso, deja de serlo en el momento que el que se tira de cojones, de gritos, de amenazas, de descalificaciones, de ira, de envidias y (sí, también) de religión mal entendida. También. Aquí todo se resume a dos cosas: blanco y negro; izquierda y derecha; delante y detrás; eres de los míos o estás contra mí. Y aquí paz y después gloria (para algunos, claro).
Quien crea que lo del 36 pasó, que rasque un poco en el barníz de lo políticamente correcto y verá cómo salen vetas de un odio profundo (y nada hay más viejo que el odio) aún sin olvidar, aún sin cicatrizar, aún sin sanar. ¿Cómo entender este país lleno de cunetas con muertos; cómo hacerlo con asuntos como el del Valle de los Caídos; cómo, cuando es el único con monumentos a la victoria de una guerra supuestamente olvidada? 
Los que vivimos en pueblos comprendemos mejor estos asuntos, pues en los pueblos la gente recuerda con más encono cosas que pasaron y que afectaron directamente a quienes las cuentan. El odio, aunque maquillado, sigue soterrado y, desgraciadamente, vivo y sale disparado a la mínima ocasión, como sale disparada la lengua bífida de una víbora.
Sé que esto que digo es duro y que habrá mucha gente (jóvenes sobre todo, pero España es ya un país de viejos) que ignoren la historia reciente (muy reciente) y a los que todo esto suene a chino o a película de terror. Ojalá llevaran razón, aunque me temo que tarde o temprano no podrán eludir los genes que antes cité. 
Mientras, como dijo el poeta: "una de las dos españas...."  Y quien esté libre de pecado que tire la primera piedra; aunque habrá quien se sienta libre de todo pecado, que para eso son quienes son y la razón está con ellos, siempre. ¡Cojones ya!