miércoles, 26 de octubre de 2016

AUTORRETRATO CON RADIADOR

La buena literatura no nos evade de nada; es más: nos enfrenta con nosotros mismos y nos muestra una/s realidad/es que no siempre es/son amable/s, ni siquiera probable/s, aunque sí cierta/s; nos muestra el revés de las telas que nos sirven de protección y nos da (a veces) las muletas para andar por la incertidumbre que nos acosa.
La buena literatura en una luz, sí, pero también una puerta por la que se cuela la sombra, estremecedora y no menos luminosa en su ceguera. A veces, hay que cerrar los ojos para ver.
Mi último descubrimiento literario se llama Christian Bobin, francés, nacido en Borgoña en 1951.
Algunas frases de su obra Autorretrato con radiador (*):
-Me hice escritor o más exactamente me dejé hacer escritor para disponer de un tiempo puro, desprovisto de cualquier ocupación seria".
-"La infancia es larga, larga, larga. Más tarde viene la edad adulta que dura un segundo y al siguiente segundo la muerte resplandece, brilla".
-"La  muerte, cada vez que surge, destruye un  libro de estampas".
-"Escribiré mientras tenga dicha y sorpresa escribiendo".
-"La infancia continuada mucho tiempo después de la infancia: eso es lo que viven los enamorados, los escritores, los funámbulos".
-"La necedad se encuentra en el mundo como en su propia casa. Hoy en día, entre otros quehaceres, hace televisión".
-"Es la palabra la que nos hace ver, no son los ojos, nunca son los ojos".
-"El goce mayor que existe: amar al que o a la que está ante ti, amarlo por ser como es: un enigma y no por ser lo que crees, lo que temes, lo que confías, lo que esperas, lo que buscas, lo que quieres".
-"Lentitud, perfecta lectora".
-"No hay respuesta y no tiene importancia: realmente no espero respuestas. Si las encontrase, no sabría que hacer con ellas".


(*)Traducido por José Areán y publicado por Ediciones Árdora. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada